NI CORTINAS NI PERSIANAS

Dejar que el ritmo solar sea el que marque tu ritmo biológico. Volver en bicicleta del trabajo y ver la luz procedente de los salones holandeses a tu paso. Te sientes parte de todos, de las familias que cenan alrededor de una gran mesa de madera, del marido que besa a su mujer al llegar a casa después de un largo viaje y de la madre que lee un cuento a sus hijos antes de dormir. Día y noche sin cortinas o con las cortinas corridas. No existe el pudor. No hay secretos que ocultar. Se sienten orgullosos del interior de sus viviendas y de sus vidas. Sus grandes ventanas son un reflejo de su carácter abierto y directo. La transparencia impregna toda su cultura.

Desde que viví en el norte de Europa me cuesta dormir en una habitación totalmente a oscuras. De hecho, en la casa en la que vivimos ahora en España no tenemos persianas y la mitad de la casa no tiene cortinas. Durante mucho tiempo amigos y familiares miraban la casa extrañados. No lo podían entender. Nos recordaban que sin cortinas los vecinos podrían ver el interior de nuestra casa y lo que hacíamos. Tan solo en la habitación principal tenemos una cortina, una de esas blackout. El motivo es mi marido. Él es uno de esos españoles que no pueden dormir si hay el más mínimo rayito de luz intentando asomarse por la ventana. Pero el resto de la vivienda comulga con nuestro estilo de vida: transparencia ante todo.

Y hoy, más que otros días, pienso en esto mientras veo Callejeros Viajeros en Amsterdam. El reportaje destaca los grandes ventanales sin cortinas de la ciudad de los canales. De entre los muchos españoles que viven en Amsterdam el reportaje nos presenta a un hombre casado con una holandesa. Ella, a diferencia de la gran mayoría, ha decidido tener a su bebé en la cama de su casa frente a una ventana. La periodista y el cámara le preguntan cómo es esto de vivir sin cortinas, y la mujer les cuenta que su madre vio a todas sus vecinas dar a luz a través de su ventana, y como, durante los días sucesivos, iban apareciendo las visitas para conocer al bebé. Exhiben con orgullo el interior de sus casa y sus vida. Piensan que no hay motivo para sentir pudor.

Vamos, que era y es normal estar al tanto de la vida de los demás y que los demás estuvieran y estén al tanto de la tuya sin entrar en chismorreos ni en secretismos. Los holandeses no tienen nada que ocultar. Exponen su vida tal cual es. No existen los cotilleos en el hueco de la escalera ni el chirriar de las mirillas al menor ruido en el descansillo. Nadie se obsesiona por saber a qué hora llega la del quinto o con quién sale de casa la del bajo. Y no es solo porque las escaleras de las casas holandesas sean tan estrechas que casi no entra ni una persona de canto. Es porque no existe la necesidad de conocer aquello que se nos esconde.

¿Por qué entonces nuestras cortinas y persianas? ¿Para que nadie sepa a que hora llegamos del trabajo? ¿Con quien vivimos? ¿A quién queremos?

Anuncios

5 pensamientos en “NI CORTINAS NI PERSIANAS

  1. Pues es una interesante pregunta, pero yo también duermo bien solo en completa oscuridad y me gusta mucho la intimidad… Así que no sé, chica, ¡será el chip cultural que nos han metido! Pero es verdad que a la larga da mucho más pie a malentendidos y chismorreos…

    • Por desgracia, yo también tengo que dormir en total oscuridad 🙂 Sin embargo, cuando vi el programa sobre Amsterdam y recordé mi estancia allí, no podía evitar pensar en mi abuela. La que nos hacía entrar de puntillas en casa si sobre pasábamos las diez de la noche por el qué dirán los vecinos. En mi vecina del bajo, que me pregunta que si nos hemos deshecho del gato porque ya le ve asomado a la ventana. En los del piso de enfrente que se asoman entre cortina y cortina cuando vienen los del 112….

      • Puf.. Cuánta gente cotilla… Yo por donde vivo nunca he tenido ese problema…

  2. Yo tampoco tengo cortinas!! jaja te acostumbras… A mí me gusta dormir con luz…o un solecito mejor que da calorcito!! Pero es que en España la gente se pasa de cotilla, ha y mucha vieja del visillo…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

El nuevo idioma

Acogedor de nuevas experiencias. Basta sin intuiciones experimentar el mundo.

El cuento de Saliary

Un poema a mi paranoia

El tarro de ideas

donde el tarro se destapa

Ser madre joven y SOBREVIVIR en el intento

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

Mucho Más Que Dos

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

avueltasconmivida

Revoltijo de ideas, palabras y ficciones

Mamá puede

Las cosas que le pasan a una mamá

No soy tan vaga

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

Inspiramundo

Coach Ontológico

CON GORRO . . . Y A LO LOCO

como madre, busco la paz · como madrastra, ¡dominar el mundo! (pa qué te voy a engañar)

Barbaraontheroad

Next destination: Colombia

una madre de Marte

familia monoparental y adopción

Angel Largo

Just another WordPress.com site

Mamá y su Coquito

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

massobreloslunes

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

EL ESPEJO DE LA VIDA

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

La vida es vivir

Estar dispuest@ a vivir aprendiendo cada día

A %d blogueros les gusta esto: