TRES NO SON MULTITUD

Queridas lectoras, amigas, conocidas… tengo que confesar que hoy echo de menos el carné de familia numerosa. Siento morriña de ese cachito de plástico, a comprar un billete de tren o matricularme en algún curso y pagar un poquito menos, pero también añoro las experiencias relacionadas con ese carné. La jauría en el parque, ir apretados en el coche, forrar bien los libros a comienzo de curso para una herencia en condiciones o suplicar a mi hermana mediana que se comiera mi bocata para salir cuanto antes a jugar. Sí, sé que para algunos y algunas puede parecer extraño, inquietante y hasta espeluznante. Otros, quizás, sí compartís mi añoranza por ese carné y quizás leyendo este post comencéis a recordar anécdotas graciosas de lo que supone ser más de dos hermanos en casa. El caso es que hoy siento que tres no son multitud.

tribu brady

Me pregunto dónde quedaron aquellos días en los que los padres gritaban: ¡NIÑAS! cuando solo una de nosotras había hecho algo malo. Me pregunto si sigue habiendo en los colegios peleas durante la hora del recreo para defender a la hermana empollona. Me pregunto si algún niño llega al instituto y la fama de sus cinco hermanos ya le precede para bien o para mal. O si en las familias de hoy en día podemos oír la queja de una hermana pequeña por tener que llevar aquel vestido que ya se lo habían puesto sus dos hermanas mayores. Por lo visto, compartir habitación y juguetes, heredar libros y ropa o hablar un lenguaje secreto sin que los mayores se den cuenta ya hace algún tiempo que no está de moda.

El caso es que ha crecido el número de cuartos de baños por vivienda, pero no el número de hijos. Tenemos más espacio, más habitaciones, pero menos gente. La mayor parte de las familias tiene uno hijo y en el mejor de los casos, dos. Y el tren de vida que llevamos ayuda a muchos padres a justificarse sobre las nuevas rutinas de sociabilización de sus hijos. Sinceramente, yo no las entiendo. Se les insta a salvar a una princesa de una tortuga con pinchos en una maquinita ruidosa como mecanismo para que no armen revuelo cuando hay una reunión de adultos. A la menor pataleta, le compran un muñeco feo con nombre aún más feo que está hecho de plástico del malo para tenerlo otro ratito calladito. Y para no tener que regañarle los viernes después de una dura semana, le llevan a cenar al burguer. ¿La mejor solución es un buen chute de azúcar para salvar el hecho de que no se ha disfrutado junto a él de unos minutos de intimidad familiar?

Y el hecho de que toda esta rutina les sobrepase veo que les ayuda a reafirmarse en su leitmotive: tres son multitud. Su teoría se suele basar en el siguiente hecho: si solo tienen un hijo él tendrán todo lo que ellos no tuvieron de niños, le pueden proteger y hacerle sentir el rey de la casa. Pero, ¿Es mejor tener el suelo de casa lleno de juguetes y nadie con quien jugar? ¿Creer que siempre tendrás todo cuanto quieras aunque la realidad sea que la vida no es un “camino de rosas”? ¿Que todo es “yo, yo y yo”? ¿Me dirás que amar a una hermana es una devoción tan incondicional, narcisista y complicada en la adolescencia que es mejor evitarle a cualquier niño o niña? Cuando tienes algún hermano que te irrita de mil maneras aprendes qué conductas no son las adecuadas: agarrar bruscamente o golpear. Aprendes de alguna manera a controlar actos antisociales y a compartir tus problemas con el tribunal imparcial de tus hermanas. Reconocer que tus derechos y libertades terminan donde empieza las de otro.

volkswagen

Creo que también, cuando se habla de familia numerosa, a la mayor parte de las personas se les pasa por la mente la misma imagen estereotipada: familia de doce miembros del Opus Dei. De hecho, cada cierto tiempo se emite un reportaje en televisión de alguna familia del Opus Dei que tienen 10 hijos y de cómo hacen maravillas con un sueldo para que todos coman, estudien y jueguen. El reportaje deja patente que la familia tiene los hijos casi por imposición religiosa, de modo que a los espectadores les quede claro que tener ese número de hijos es algo excepcional y condicionado a su religión, es decir, algo “anormal”. Por eso, si hoy en día expresas tu deseo de tener una familia numerosa te miran como si fueras pobre, retrógrada o religiosa. Lo progre ahora es tener un único hijo, es decir, carecer de libertad para elegir el número de hijos es ser progresista. Sigo sin entender a nuestra sociedad en este aspecto.

Llegados a este punto en el que no entiendo tantas incongruencias, tengo que confesar que siempre sentí envidia de quienes tenían carné de familia numerosa de categoría uno. Esos sí que podían llenar una Wolkswagen Combi o tener su propio equipo de baloncesto. La familia numerosa de categoría dos se encuentra a caballo entre la paz y caprichos en abundancia de los hijos únicos y La Tribu de los Brady, pero en mi caso sin cuellos estilo baberos y más hombrerasY por eso sé que un día querré formar una familia numerosa aunque por entonces ya no exista carné.

Anuncios

4 pensamientos en “TRES NO SON MULTITUD

  1. Me encanta.. Yo también vengo de familia numerosa y veo igual que tú lo de los hijos únicos, fomentando el ego y el narcisismo y el “no te preocupes si te falta algo que ya te lo doy yo”. De pena. Crecer solo es muy triste en realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

El nuevo idioma

Acogedor de nuevas experiencias. Basta sin intuiciones experimentar el mundo.

El cuento de Saliary

Un poema a mi paranoia

El tarro de ideas

donde el tarro se destapa

Ser madre joven y SOBREVIVIR en el intento

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

Mucho Más Que Dos

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

avueltasconmivida

Revoltijo de ideas, palabras y ficciones

Mamá puede

Las cosas que le pasan a una mamá

No soy tan vaga

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

Inspiramundo

Coach Ontológico

CON GORRO . . . Y A LO LOCO

como madre, busco la paz · como madrastra, ¡dominar el mundo! (pa qué te voy a engañar)

Barbaraontheroad

Next destination: Colombia

una madre de Marte

familia monoparental y adopción

Angel Largo

Just another WordPress.com site

Mamá y su Coquito

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

massobreloslunes

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

EL ESPEJO DE LA VIDA

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

La vida es vivir

Estar dispuest@ a vivir aprendiendo cada día

A %d blogueros les gusta esto: