¿ES EL FIN DE LA FAMILIA?

Después de muchas conversaciones con hermanas, amigas y conocidas, todas coincidimos en que, sin lugar a dudas, la pareja es el punto de partida de la familia. En el momento en el que se constituye, la familia se compone de dos miembros y tienen su historia, más larga o más corta, con mayor o menor comprensión empática, un nivel determinado de congruencia o autenticidad y un sistema comunicativo privilegiado, pero también, frágil. Y digo frágil porque existe una delgada línea, invisible, impalpable e imaginaria que separa la crítica constructiva de la crítica corrosiva, la falta de respeto o el desprecio. Es muy fácil cruzarla si no se construyen medios de comunicación seguros en la pareja.

imagenpost2

Lamentablemente, no todas las familias han tenido la oportunidad de tener un largo recorrido antes de sumar niños y, sobretodo, aquellas que se crean un poco de forma accidental por la llegada de un bebé no planificado. Desde mi punto de vista, creo, sinceramente, que es necesario un recorrido previo en la pareja para evitar un problema de comunicación que, a posteriori, pueda terminar por provocar una fisura incurable o una ruptura  definitiva. Y con recorrido previo no me refiero a un número determinado de años, sino a dedicar tiempo a transitar por cada una de las etapas del noviazgo antes de dar el gran paso. Durante ese tiempo potenciaremos el compromiso, conoceremos el lenguaje del otro y estableceremos medios de comunicación seguros que permitan manifestar siempre la opinión propia sin que el otro se sienta rechazado u ofendido.

Al nacer el bebé cada miembro de la pareja debe asimilar un nuevo rol. El rol de ser padres. Y aunque esto aún no lo he podido vivir en mis propias carnes, veo a diario como a otros adultos el trabajo de cuidar y alimentar al bebé les absorbe por completo. La frase que más les escucho a diario es la de: “no tengo tiempo para nada”. No les queda ni un minuto para que, al final del día, la semana o el mes, puedan disfrutar de estar juntos como pareja. Pueden pasar horas en la misma habitación, pero no están presentes como pareja, no hay tiempo para el diálogo ni para desarrollar el rol de pareja. Y es que, a diferencia de lo que se cree, el nuevo rol de padres no elimina los anteriores, es sumativo. Somos hijos, pareja, amigos y, ahora, padres.

bebepost

Exigencias y estrés en el trabajo, tareas domésticas, vida social, los hijos, y la pareja nos obligan a tener roles diferentes a lo largo de las 24 horas que tiene un día. A menudo los adultos tenemos la sensación de estar corriendo una maratón agotadora e interminable en la que por el camino tenemos que ir tirando roles por la borda porque no llegamos con todo el equipaje a la meta y, cuando llegamos a duras penas con todos (madre, trabajadora, vecina, amiga, etc.), nos enfrentamos a la dura realidad. No hemos cumplido con las expectativas. Nos ponemos a repasar y pensamos: hoy he sido madre, me he sentido realizada en el trabajo, escuché a mi amiga hablarme sobre su problema, fui una vecina generosa y… ¡MIERDA! Ese día, se te olvidó ser esposa. Se nos olvidó dedicarle unos minutos a la persona con quien empezamos una familia.

Hoy todos queremos ser papás y mamás modernos, pero se nos olvida que esta modernidad también nos ha vuelto socialmente más complejos. Hombres y mujeres trabajamos fuera de casa, somos responsables de la economía doméstica, participamos en el cuidado de los hijos y nos repartimos tareas del hogar. Sin embargo, a menudo sentimos que nuestras necesidades no están satisfechas, no nos sentimos escuchados, nos vemos obligados a representar cierto papel que no nos agrada o que no tenemos derecho a manifestar ciertos sentimientos por qué no encajan con la idea que tiene la sociedad hoy en día de nuestro género. ¿Por qué es así?

post blog

Investigando acerca de  las necesidades que tienen las madres primerizas cuando se enfrentan a los cuidados del bebé, leí en una revista sobre “Crecimiento Positivo” que  la vida consiste en cambiar continuamente. Hay que procurar ser conscientes de los cambios que acontecen a nuestro alrededor y de este modo intentar cambiar en la dirección que deseamos, en lugar de la dirección que otros o la sociedad desean para nosotros. No todas queremos ser la dama de hierro, ambiciosa en el trabajo, firme en la educación de los hijos y tener un esclavo en casa. A veces escoger estar en casa con los hijos después de haber despuntado en tu profesión o que tu marido exprese abiertamente que lo que realmente le hace feliz es proveer a la familia hace poner el grito en el cielo a alguna hembrista que ven en este deseo personal un retroceso en la evolución de la especie. Y yo pienso que es todo lo contrario. Se llama libre elección.

La presión de la modernidad social, a algunos, no nos permite ir en la dirección que deseamos, ser flexibles ante los cambios del entorno ni alcanzar nuestros sueños. Siendo madres y esposas también demostramos valía y somos luchadoras. Todas somos igual de válidas decidiendo qué queremos hacer y cómo. La elección de algunas mujeres de abandonar su trabajo y quedarse en casa es igual de válida de la que decide no tener hijos, luchar por ser la primera mujer en llegar a la luna o ser célibe toda su vida.

Hoy quiero finiquitar con aquello con lo que empecé: la importancia de la pareja. Para que el vínculo de la pareja, los cimientos de la familia, se mantengan sólidos, ninguno atraviese la línea imaginaria del respeto y seamos felices, es necesario permitir al otro ser quién es, quien necesita ser y, porqué no, quien sueña ser. Y, en ese vuelo libre, cuando somos conscientes de nosotros mismos, elegimos regresar al espacio compartido, el que creamos juntos, porque también encontramos sentido al camino que estamos recorriendo.  Cuando evitamos la rigidez de los roles podemos hacer frente al reto más difícil de todos: construir un espacio en el que la pareja y los hijos se desarrollen mediante el diálogo constante.

Anuncios

Un pensamiento en “¿ES EL FIN DE LA FAMILIA?

  1. Muy bonito esto, y muy cierto. Yo también lo veo como tú y pienso que hace falta. Pero quizás es que eso nosotras no lo vemos porque es ese rato que se concede la pareja en la intimidad… Y que no comparten con nadie. Si no, ¿cómo se explica que se sigan mirando con el mismo amor o que tengan más hijos? De todos modos, yo también pienso como tú: tiene que haber un proceso previo; y, sobre todo, si se me permite decirlo, mucho, muchísimo amor. Yo lo llevo viendo en mis padres desde que nací y ya llevan más de 40 años y mi hermana 10 y lo mismo… Es amor. Del de verdad. Y sí, cada mujer y hombre es libre de decidir el rol que quiere ocupar en la casa. Eso son decisiones de pareja y personales, ambas que se fusionan. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

El nuevo idioma

Acogedor de nuevas experiencias. Basta sin intuiciones experimentar el mundo.

El cuento de Saliary

Un poema a mi paranoia

El tarro de ideas

donde el tarro se destapa

Ser madre joven y SOBREVIVIR en el intento

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

Mucho Más Que Dos

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

avueltasconmivida

Revoltijo de ideas, palabras y ficciones

Mamá puede

Las cosas que le pasan a una mamá

No soy tan vaga

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

Inspiramundo

Coach Ontológico

CON GORRO . . . Y A LO LOCO

como madre, busco la paz · como madrastra, ¡dominar el mundo! (pa qué te voy a engañar)

Barbaraontheroad

Next destination: Colombia

una madre de Marte

familia monoparental y adopción

Angel Largo

Just another WordPress.com site

Mamá y su Coquito

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

massobreloslunes

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

EL ESPEJO DE LA VIDA

Investigando acerca del desarrollo personal y profesional...

La vida es vivir

Estar dispuest@ a vivir aprendiendo cada día

A %d blogueros les gusta esto: